¿Qué opciones tienen los escritores para vivir de sus historias?

Tradicionalmente, el proceso de escritura involucraba el apadrinamiento de una editorial sobre la obra. La editorial costearía los gastos iniciales de la producción y finalmente se llevaría un porcentaje de las ventas de la obra, esperando un retorno de inversión aceptable. De esta manera, las editoriales tenían que hacer una apuesta por el contenido del autor, no necesariamente por la calidad de los escritos, sino por la capacidad de venta de los libros.

Libro Electrónico


Si una editorial no avalaba a un autor y no publicaba su libro, la única opción era la autopublicación. Los escritores no solo escribían, sino que revisaban, maquetaban, llevaban a la imprenta y distribuían sus libros. Además, debían velar que sus derechos de autor se cumplían, registrando adecuadamente sus obras. Esto suponía un gran desembolso por parte del escritor, que tendría sobre sus hombros toda la carga de la publicación.

Competir con el sistema editorial siempre ha sido duro. Las editoriales tienen ya unos cauces establecidos de manufactura, distribución y venta, además del reconocimiento de una base de lectores dispuestos a confiar en sus nuevos títulos. Sin embargo, las nuevas tecnologías permiten facilitar que diferentes autores, independientemente de que sean promocionados por una editorial o no.

Impresión bajo demanda

Modificando el modelo tradicional, aparecieron diferentes webs que facilitaban la impresión a demanda de los libros. Esto es, cuando una persona compra un libro, este se manda a imprimir y, en principio, no habrá ejemplares impresos que nunca se han vendido.

Lulu o Bubok son ejemplos de lugares que ofrecen la impresión de libros bajo demanda, aunque con el tiempo han ido adaptando a nuevas maneras de publicar y ofrecen más servicios como la publicación online de ebooks y oferta de servicios profesionales como la corrección de los escritos.

La impresión bajo demanda evita costes. Como no hace falta imprimir una gran cantidad de libros inicialmente, si el libro no vende, no se incurre en coste. De esta manera, el riesgo que normalmente un autor o editorial ponía sobre sus hombros al principio de una publicación se ve reducido.

La aparición del ebook

Tras la aparición del libro digital y la cultura por el ocio digital han permitido ser flexibles a la hora de llegar a más personas. En el proceso de creación, podemos simplificar el trabajo que hay tras una obra impresa si simplemente compartimos el manuscrito. Las tareas de revisión, junto a la gestión legal de los derechos, siguen siendo una tarea a tener en mente. Pero las tareas de maquetación, impresión y distribución se reducen sustancialmente.

La aparición del libro digital no ha eliminado la existencias de libros en papel, pero si han eliminado algunas barreras para el acceso al mercado de libros que antes nunca conseguirían llegar a él. Se percibe cierta tendencia a que todos los libros están presentes en plataformas digitales y solo aquellos de los que se espera una gran cantidad de ventas acaban publicándose en papel.

Amazon KDP

Amazon Kindle Direct Publishing (KDP) es una de las principales plataformas de referencia en la autopublicación de ebooks. Permite con sencillos pasos crear un libro online y ponerlo en su tienda a la venta a casi coste cero (omitiendo todas las horas que ya ha metido el escritor).

Tanto las páginas de impresión bajo demanda como las de autopublicación se llevan una comisión de cada venta, al igual que lo hacen las editoriales. Al final si un tercero facilita parte del flujo de trabajo, querrá llevarse parte del pastel.

Lectura por suscripción

Aunque el éxito de plataformas de contenido que funcionan a través de pagos mensuales de suscriptores está triunfando ampliamente (Netflix, Twitch...) no es nada nuevo.

Es el mismo modelo de negocio que llevan las revistas. Te suscribes con un pago pequeño y mensualmente te mandan a casa su contenido. La revolución de las plataformas actuales es que el contenido es digital, lo que permite a los usuarios disfrutar de una gran variedad de contenido al no tener un gran coste de distribución.

Kindle tiene su propia subscripción (Kindle Unlimited) que permite leer casi lo que quieras de su plataforma por un precio simbólico. Pero hay muchas plataformas que permiten la lectura de sus contenidos durante un tiempo limitado.

Una plataforma en español bastante conocida es Inskpired, que permite que los usuarios se suscriban a las historias de un escritor. Es especialmente interesante su sistema de puntos internos, que permiten a los autores conseguir ciertos servicios como tener un lector Beta, que corrige los textos.

Meteremos en esta categoría a páginas como Patreon que permiten publicar contenido exclusivo para seguidores que quieran leer el contenido. De esta manera, los escritores se convierten en influencers que reciben dinero por su contenido.

Audiencia

Sin embargo, todo esto está muy bien, pero de nada vale si no se consolidan audiencias que soporten al autor. El mejor de los libros puede simplemente no llegar a personas con el interés necesario para comprarlo.
Habitualmente los autores trabajan en sus propias marcas, van publicando gratuitamente contenido, trabajando en las redes sociales o acudiendo a eventos del mundillo. Sin embargo las nuevas tecnologías son muy flexibles.

Hacerse nombre en páginas de lectura gratuitas

¿Os acordáis del megaéxito "Cincuenta Sombras de Grey"? Seguramente ya sepáis que su autora comenzó publicando esta historia en una de las webs que aglutina a fandoms de diferentes géneros que buscan más contenido de sus sagas: fanfiction.net.

E.L James consiguió hacerse cierto nombre en esta plataforma gratuita que se nutría de éxitos de otros autores (Crepúsculo) y posteriormente pasó al mundo editorial más serio. 

Páginas como Wattpad, que no dejan de ser páginas de historias gratuitas, han incluido una sección de historias "de pago". Los usuarios compran las historias y los escritores publican capítulo a capítulo sus contenidos.

Crear tu propia web

Está también la posibilidad de crear un libro web, esto es, publicar el libro en una web y, o bien financiarse a partir de publicidad, o utilizar plataformas como buymeacoffee para que los interesados puedan dejar donativos. Suelen ser opciones menos rentables pero que buscan la fidelización de una audiencia.

Participar en concursos

Los concursos han sido tradicionalmente ocasiones para darse a conocer y si se gana, quizá conseguir algo de monetización. Existen muchas páginas de concursos de escritura online. Por ejemplo Inkspired realiza concursos sobre su plataforma para dar a conocer a sus seguidores.

Pago social

Por último, hay una nueva forma de ampliar la audiencia. Una forma de pago por el contenido nuevo es el "pago social". No es otra cosa que el lector, para descargar un contenido, debe compartirlo en sus redes sociales. Por un lado el escritor gana difusión y por otro lado el usuario consigue un contenido de forma gratuita. 
La plataforma Lektu, permite compartir los contenidos tanto en pago social como en pago normal. Es una fórmula interesante ya que la plataforma puede beneficiar al autor si se lleva a su audiencia a la página: un céntimo por cada descarga social o 20 céntimos si consigue que el usuario se inscriba en la plataforma.



En definitiva, los autores ya no dependen de las editoriales, sino de una audiencia capaz de mantenerles. Las nuevas editoriales son webs que permiten acercar el autor a la audiencia a cambio de una comisión. ¿Son estas webs una nueva uberización de un sector o una oportunidad de democratización del mercado? ¿Favorece esta nueva forma de publicar a la calidad de los contenidos? 

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente