Recriminan a @elxokas por no involucrarse con el colectivo LGTBI y este responde

 Los seguidores de este streamer están más que acostumbrados a ver cómo este gallego se mete en berenjenales y suelta su opinión sin ningún tipo de tapujo. Es por ello que este caso sorprende, pues toda esta polémica empieza con un usuario de la red social Twitter recriminando al streamer por no mojarse.


Perfil de @elxokas en twitter

Un joven asesinado

El pasado 1 de julio, el joven Samuel Luiz (24) fue asesinado bajo gritos homófobos mientras estaba de fiesta con sus amigas en A Coruña. Tras su muerte, miles de personas se hicieron eco del horrible suceso y comenzaron a dar visibilidad al caso. A pocos días del Día de Orgullo, se demostraba que la visibilización del colectivo sigue siendo muy necesaria.

Muchas personas compartieron sus experiencias en las redes sociales. Algunos comentaban como familiares les habían dejado de hablar y otros comentaban que a menudo al ir por la calle intentaban evitar dar de la mano a sus parejas para no ser víctimas de agresiones. Muchos otros compartían que desgraciadamente habían sufrido agresiones.

Petición de ayuda a la plataforma

Un usuario de Twitter, conocedor de la visibilidad que tienen los streamers decidió enviar una petición a los principales influencers de la plataforma Twitch (Ibai Llanos, Auron, Alexelcapo, elrubius y al mismo xokas) con el siguiente texto:
"¿Sabéis de qué heteros echo más en falta la voz hoy? De los que influyen más en chavales que están más cerca demográficamente de los que acaban siendo homófobos violentos. Echo de menos que hablen los Twitchers famosos. "

 "Necesitamos vuestra plataforma, ayudadnos."

De acuerdo a la versión de xokas emitida en directo el 7 de julio y posteriormente subida a su plataforma de youtuber, elxokas no vio este mensaje y, al haber estado haciendo un intensivo de directos relativos al juego Rust. 

14 horas después de la petición, el mismo usuario, desilusionado por no haber tenido respuesta por parte de ninguno de los Twitchers a los que redirigió la petición, publicó el siguiente mensaje.

"Son escoria. Ni se han molestado. Que el Xokas es gallego, tronco. Que se ahoguen en el dinero de sus subs despreciables."

Respuesta de xokas

En su directo del 7 de julio, Xokas afirmó no haberse dado cuenta del tweet de petición y confesó que desconocía lo que había pasado en A Coruña, ya que llevaba días centrado en un especial de su canal.

Fue durante el directo cuando gran parte del público cree que elxokas cometió un error. Se dirigió hacia el usuario que le había dejado los mensajes mostrando el nombre y la foto de perfil del usuario. De esta manera, seguidores de el xokas vieron la situación y puedieron dirigirse al usuario de la petición casi en masa. Alguno de los seguidores del Twitcher emitieron mensajes de odio hacia el autor del mensaje.

El xokas condenó duramente el mensaje en el que decían que ni se había molestado, alegando que una gran parte del colectivo se dirigió a su persona condenándole cuándo él siempre ha apoyado al colectivo LGTBI.

Independientemente de la bronca que le dio el streamer al twitero, elxokas condenó profundamente el asesinato homófobo ocurrido en A Coruña y envió un mensaje de apoyo al colectivo.

David contra Goliat

No es la primera vez que un gigante de Twitch responde a alguien que da una información falsa o sesgada. Le pasó a Ibai Llanos contestando a una periodista que aseguraba que Ibai no interactuaba publicamente con mujeres.

Es un debate, la fuerza de un tweet de alguien como elxokas o Ibai es la de un gigante. Cualquier mensaje suyo puede dirigir a mucha gente en contra del usuario mencionado. Sin embargo, a la vez, son muchos usuarios los que emiten juicios de valor o comparten información falsa que también puede dirigir odio hacia los influencers. ¿Cuál es la línea que define cuándo un Goliat puede defenderse? ¿Hasta qué punto pueden los usuarios anónimos comentar sobre figuras públicas sin recibir una horda de seguidores en su contra?

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente