Lo que haces con el carro de la compra puede decir más de ti de lo que crees

Una nueva forma de categorizar a las personas atendiendo lo que hacen con el carro de la compra. Se trata de la teoría del carro de la compra.

Carros de compra
Carros de compra apilados

Se trata de la prueba empírica que demuestra si alguien es una buena o mala persona sacada de un mensaje en 4chan que ha atraído la atención de muchos usuarios y se ha compartido en diferentes redes sociales.

La teoría es simple quien devuelve el carro de compra a su lugar será una persona con capacidad de autogobierno. De esta manera, quien pasa el test podrá ejecutar las tareas de su vida de forma moral sin la necesidad de una obligación explícita.

Premisas de la prueba

La teoría explica el valor de realizar correctamente la prueba centrándose en la facilidad, la no obligatoriedad, el sentido de lo correcto y el altruismo que la tarea implica. Veamos una a una:

La facilidad

Devolver un carro para la mayoría de las personas que realizan una compra es una tarea sencilla. El carro ya está vacío cuando se va a devolver y la caseta dónde se devuelve el carro no suele estar a muchos metros de distancia. 

La falta de obligación

No devolver un carro no tiene repercusiones negativas directas . El escritor original de la teoría vive en un país en el que no es necesario por norma general meter una moneda al carro para que funcione. En España en muchos supermercados e hipermecados es necesario ingresar una moneda que se devuelve al devolver el carro. Sin embargo, existen llaveros que salvan la situación y muchos otros supermercados no utilizan estos métodos.

Nadie te va a matar por no devolver el carro, ni ponerte una multa, ni forzarte a hacerlo y no vas a ganar nada por hacerlo.

El sentido de lo correcto

Devolver el carro después de usarlo es para todo el mundo lo correcto. Objetivamente devolver el carro es lo correcto en situaciones normales.

Altruismo

Devolviendo el carro no se gana nada (exceptuando los mecanismos que obligan a entregarlo) individualmente. De otro punto de vista, devolver los carros permite a los siguientes clientes realizar su compra.

Consecuencias

En consecuencia, la teoría resume que quien no devuelve el carro, teniendo en cuenta todas las premisas, no se diferencia de un animal, de un salvaje que solo realiza lo que está bien ante el miedo de las consecuencias de una ley que así lo obligue.

En definitiva, poner los productos de la compra que hemos decidido descartar en el lugar que los cogimos, no desdoblar la ropa mientras buscamos la talla adecuada o simplemente devolver el carrito una vez hemos acabado de usarlo pueden indicar cómo somos realmente.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente