¿Reclinar o no el asiento del avión?

mujer sentada en un asiento de avión
Mujer en avión | Free Stock Photos
Te toca en la penúltima fila de asientos de un avión y estás cansado, es el momento después de esas vacaciones o viaje de negocios para darte una cabezada mientras el avión llega a su destino y así contrarrestar un posible yet-lag. Así que haces lo suyo, pulsas el botón e inclinas el asiento para descansar. Y ahí nos encontramos el problema del último vídeo que ha dividido Internet:



Una señora sentada en la penúltima fila decide reclinar su asiento, pero el chico sentado detrás, no puede reclinar el suyo por lo que se ve un poco apretado. En consecuencia, no sabemos tras qué posible discursión el chico enfadado golpea el asiento. La mujer graba la escena.

¿Quién lo hace mal?

Internet está dividido, por un lado consideran que la mujer ha pagado su asiento (puede que incluso más para poder elegirlo) y si su asiento se puede reclinar, puede hacerlo si lo desea. Muchos creen que no hay excusa para que el chico golpee el asiento pero ¿es ese su punto de vista?
No sabemos si el hombre pagó menos por su asiento o simplemente fue fruto del azar, quizá realmente está en una situación especialmente mala o agobiado por el poco espacio que le queda. Además su privacidad es vulnerada ya que la mujer lo graba y distribuye el vídeo.

Con el reglamento en la mano: la mujer tiene derecho a reclinar su asiento, pero ¿es justo esto? Normalmente el personal de vuelo llega a un acuerdo común: reclinar menos el asiento o simplemente cambiar al pasajero de asiento si es posible.

¿Caso de manspreading?

En otro plano de debate, se considera que la acción es machista. Muchos usuarios creen que si en lugar de una mujer, el usuario reclinado fuese un hombre (uno grandote con pinta de poder defenderse por sí mismo), el chico no se atrevería a zarandear el asiento.
Este debate recuerda al manspreading o despatarre masculino desde el punto de vista de que la mujer no debe ocupar más espacio público del necesario. ¿Es el caso, o realmente aquí la culpa es de otro?

El verdadero culpable

En realidad esta situación se soluciona de una manera muy simple: el avión no debe ser diseñado así. Debe evitarse que la última butaca tenga menos espacio o en su defecto, debe indicarse claramente que dicho asiento tiene ese problema. Son muchas voces las que llevan pidiendo a las aerolíneas que se establezca una distancia mínima entre los asientos de los aviones de manera que las personas más altas, o con mayor peso, no tengan problemas a la hora de acceder a este medio de transporte.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente